Por: Carlos Olivos. Comunicador y conferencista. Actual Director de Comunicación de Airbnb para Latinoamérica de Habla Hispana.

La pandemia cambió drásticamente la forma en la que trabajamos. Este último año trabajar desde casa es la nueva normalidad y aunque para muchos la adaptación ha sido difícil, para otros les ha dado la oportunidad de estar más cerca de su familia o de trabajar y vivir en el lugar de sus sueños. El trabajo en casa obligatorio junto con los grandes avances de la tecnología y la conectividad ha logrado que se pueda hacer desde cualquier parte del mundo creando una nueva tendencia de viajeros: los nómadas digitales.

Viajar y trabajar al mismo tiempo para nosotros es ya muy común. Mi esposo y yo comenzamos a hacerlo desde el pasado abril del 2020, cuando al escuchar la posibilidad de un confinamiento total en casa, decidimos rentar un pequeño Airbnb en la playa para tener un mejor espacio de trabajo y sentir algo de libertad. A casi un año de esta pandemia, hemos vivido y trabajado en seis diferentes ciudades de México y los Estados Unidos. Trabajamos de manera regular y solamente cada seis semanas nos mudamos de casa para mantener nuestro espíritu viajero y, sobre todo, tener espacios con los que no contamos en nuestro departamento en la Ciudad de México, como un jardín para jugar con los perros, o una montaña o playa cercana para salir a caminar al aire libre; además de estar en lugares con menor densidad de población para reducir el riesgo de contagio.

Ser nómada digital es considerado por muchos como un privilegio, pero desde mi punto de vista es más una combinación de estrategia, planeación, y, sobre todo, de administración. A continuación les explicaré cada uno de ellos.

La estrategia

Hoy gracias a la tecnología todos podemos tener una casa en la playa o en la montaña. Plataformas como Airbnb han brindado la posibilidad a todos de tener aunque sea por unos días una propiedad soñada. También, le ha abierto la oportunidad a muchos de tener un ingreso extra al rentar sus propias casas o departamentos. Para ser nómada digital no es necesario tener mucho dinero, sino saber reemplazar los gastos. Por ejemplo, en vez de pagar por tu departamento, paga el que realmente quieres en la ciudad que quieres y con lo que quieres o necesitas. Si eres dueño, simplemente ofrécelo a través de plataformas como Airbnb y, como yo, paga tu hipoteca con lo que recibes de alquiler.

La planeación

Para conseguir la mejor casa o departamento al mejor precio en Airbnb vas a necesitar reservar con tiempo. Los espacios con el mejor lugar y al mejor precio son los que se reservan más rápido, por eso deberás comenzar a buscar tu próximo destino por lo menos dos meses antes de tu viaje. ¿Por qué dos meses? La razón es sencilla: es mayor al tiempo en el que muchos planean sus vacaciones (la mayoría de la población planea sus viajes con 4 o 5 semanas de anticipación). Además, te permitirá aumentar tus posibilidades de encontrar el mejor espacio para ti y que esté disponible por más de 28 días consecutivos. Con esto podrás obtener descuentos en la tarifa de hasta 20% por ser una reservación larga. 

La administración

Es quizá lo más importante. Primero hay que recordar que tu rutina diaria es una de trabajo y, por consiguiente, al llegar a un nuevo lugar tu primera parada siempre tiene que ser un supermercado. Necesitas equiparte con todo lo básico para tu día a día y para preparar las comidas de tu día y tu semana. Aunque es un lugar nuevo, debes tener claro que no puedes salir a comer a restaurantes todos los días debido a las restricciones por la pandemia y, sobre todo, por cuidar tus gastos. Recuerda, no estás de vacaciones, solamente tienes la fortuna de trabajar en algún otro lugar por un buen tiempo.

Tener un presupuesto para todo tu viaje es indispensable. Además de tu alojamiento no olvides los gastos de transporte, comidas y, sobre todo, gastos inesperados. También, recuerda que los lugares al aire libre casi siempre son gratis y tienen un menor riesgo que lugares cerrados durante esta pandemia.

Ser nómada digital es una aventura. Cada nueva ciudad y nueva casa representa un reto de adaptación, pero también ofrece vivir nuevas experiencias. Este nuevo estilo de vida puede ser visto por algunos como irresponsable o arriesgado, mientras  otros pueden creer que se trabaja menos porque siempre se está de vacaciones; sin embargo la realidad es otra. En nuestra experiencia, ser nómadas digitales nos ha permitido cuidarnos al máximo manteniendo el confinamiento en casa al tener un espacio que nos aleja de conglomeraciones, y nos ha hecho más productivos laboralmente, al trabajar en espacios que nos gustan. Para nosotros, que amamos viajar, ser nómadas digitales nos ha permitido mantener nuestros viajes de manera responsable y seguir haciéndolo en el futuro.

Carlos Olivos es el actual Director de Comunicación para Airbnb en Latinoamérica de Habla Hispana. Desde Abril del 2020 ha sido nómada digital, trabajando y viviendo en Zipolite, Oaxaca; Valle de Bravo, Estado de México; Puerto Vallarta, Jalisco; Sun Valley, Idaho; Avándaro, Estado de México, y actualmente se encuentra en Akumal en Quintana Roo. Puedes seguirlo en Instagram como @olivosbites y en twitter como @olivossb 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

14 + nineteen =