Por: Raúl Correa

Todo comenzó el 18 de septiembre de 2013, como cualquier día normal. Todos los usuarios en el mundo que tenían iPhone al tomar su teléfono móvil esa mañana quedaron sorprendidos por lo que veían en sus pantallas. Apple durante años estuvo impulsando el estilo “esqueuomorfista” que no es más que intentar emular las texturas y volúmenes de sus íconos de la forma más realista posible. Ese día Apple decidió dar un giro radical a su sistema operativo y tomar la ruta contraria: El diseño completamente flat. Muchos no se dieron cuenta, pero ese día empezó una nueva era visual que llegó para quedarse.

Pero, la gran pregunta es: ¿por qué Apple luego de ser el rey del estilo con volúmenes, decide dar un giro completamente opuesto? Antes de entrar en materia vayamos a un poco más atrás en el tiempo. Tanto Google como Microsoft ya habían adoptado el diseño flat tras darse cuenta de las múltiples ventajas no sólo estéticas sino funcionales, pero no fue hasta que Apple decidió dar también el salto al “flat design” cuando se pone en la mira de todo el mundo.

En un principio los usuarios rechazaron este estilo pero rápidamente al comenzar a utilizarlo lo amaron, ya que los móviles funcionaban de mejor forma y eran más ágiles. Adicionalmente, todo el sistema a nivel de lectura era mucho más “friendly” y amigable a la vista. Esto también motivó el interés en los desarrolladores de aplicaciones que vieron una oportunidad para optimizar sus productos y seguidamente empezó a llamar la atención de las grandes marcas a nivel mundial que decidieron seguir este camino el cual resultó todo un éxito y se mantiene super vigente hasta el día de hoy.

En materia de Branding y estilo visual, el diseño flat domina de forma absoluta. Marcas como Volkswagen, Instagram, BMW, Burger King, Pepsi, Nissan, entre otras adoptaron este estilo y decidieron hacer un rebranding de marca total.

Entre las múltiples ventajas del diseño flat podemos mencionar:

  • La jerarquía visual resulta más clara gracias a las formas, colores y tipografías más legibles, sobre todo en diseño digital para redes sociales.
  • Los diseños “responsives” al tener diseño minimalista y con formas básicas con pocos detalles se pueden apreciar bien en cualquier tamaño, lo cual ayuda a su uso en distintos dispositivos.
  • El flat design a nivel digital sobre todo en páginas web hace que se obtenga la  apariencia de aplicaciones, por lo que al usuario le resulta mucho más familiar, estético y agradable para la navegación.
  • La tendencia flat también abarca el color: las paletas “muted” son las más usadas porque ofrecen calidez, generan una sensación de marca cercana y con la paleta correcta el resultado puede garantizar una visual más viva y humana.

Raúl Correa 

Desarrollo de Branding Estratégico

Firma Brandt / Panamá

raul@firmabrandt.com